martes, 20 de marzo de 2018

9º Capítulo: El titiritero a la fuerza




Sam permanecía aturdido en la tumba, mientras los dos títeres cosidos en sus manos comenzaron a cobrar vida. Hay que decir que tenían un aspecto muy rústico, con vestidos sucios y andrajosos, y aunque se percibía que uno era masculino y el otro femenino, en realidad ambos papeles eran intercambiables. Se movían despacio, agarrados al cuerpo de Sam, que permanecía aletargado aún por el golpe recibido. Cada vez más animados, le agarran la cara, la giran, buscan despertarlo. Hasta que ambos se encuentran, se huelen, se miran, se tocan, y de repente uno empieza a hablar.

- Kalim?

- Kilam?

- Kalim?

- .........

KALIM - ¿Dónde estamos?

KILAM - Yo diría que en una tumba...

KALIM - ¿Una tumba? Ay, ay, ay... ¿Qué significa esto? ¿Estamos muertos?....

KILAM - No seas tonto, aquí quién está más muerto que vivo es éste....

KALIM - ¿Estará durmiendo?

KILAM - Está aturdido.

KALIM - ¡Pues si que vamos bien! ...

KILAM - Y si no espabilamos, este pájaro nos entierra vivos.... ¡Eh, tú, despierta!...

KALIM - Despierta, despierta...

(Pero Sam no despierta)

KILAM - Nada que hacer. ¿De dónde habrá salido?

KILAM - ¡Mira que nacer en una tumba!

KILAM - ¡Peor sería si estuviera muerto!

KALIM - ¡Nacer en las manos de un muerto...! ¡Qué horror, Kilam!

KILAM - Pero parece que aún respira, tenemos que hacer algo para que salga de aquí. ¡Le soplaré en los oídos!

(Lo hace)

KALIM - Le meto el dedo en la nariz....

(Sam reacciona ligeramente)

KILAM - No hay manera. Ábrele la boca.

KALIM - ¡Sí, y le tiramos de la lengua!

KILAM - ¡Qué buena idea!

KALIM - ¿Y si le hacemos cosquillas?

KILAM - Dudo que sirva para nada...

(Lo intentan)

KALIM - Está más muerto que vivo... Pero respira...

KILAM - Lo que es peor, no tiene ganas de vivir.

KALIM - ¿Qué podemos hacer, Kilam?....

KILAM - Si tuviera una estaca, le daría palos, a ver si reacciona.

KALIM - Sí, sí un garrote, un garrote.... ¿Donde hay un garrote?...

KILAM - No tenemos ninguno, así que nos tendremos que inventar algo. ¡Ya lo sé! ...

KALIM - ¿Qué has pensado?

KILAM - Le diremos que es un cobarde, un llorón y un infeliz. No hay nada que moleste más a nuestros servidores que decirles la verdad. Ya verás cómo reacciona...

KALIM - ¿Y eso cómo lo sabes, tú?

KILAM - Kalim, a veces pareces tonto. Hay cosas que se saben de memoria, porque sí, anda, hazme caso.... ¡Cobarde!

KALIM - ¡Gallina!

KILAM - ¡Llorón!

KALIM - ¡Infeliz!

(Se lo chillan al oído, y Sam despierta poco a poco, abre los ojos y empieza a moverse)

KILAM - ¿No te da vergüenza quedarte así, sin fuerzas, es que te has rendido?

KALIM - ¡Cobarde, gallina, capitán de la sardina!

KILAM - ¡Levántate y anda, sal de esa oscuridad! Sinvergüenza!

KALIM I KILAM (juntos)- ¡Imbécil, tontorrón, memo, insensato, majadero, pasmarote,....!

(Sam se enfada, intenta pegar a los títeres, pero no puede, ya que estos se han apropiado de sus manos....)

KILAM - Ja, ja, ja,... ¡nos quiere pegar!.... Ja, ja, ja... Vamos, simplón, salgamos de aquí y verás lo que es bueno...

(Sam sale de la tumba)

SAM - ¿Os queréis callar de una vez?

KALIM - Ja, ja, ja... Está loco, nos da órdenes...

KILAM - No sabe lo que se dice...

SAM - ¿Pero quiénes sois vosotros? ¡Fuera, fuera de aquí, fuera de mis manos...!

(Intenta sacar los títeres en vano)

KILAM - Ja, ja, ja,... nos quiere echar... ¡Como si mandase sobre nosotros!...

KALIM - Ja, ja, ja,.... ¡Será tonto! ... ¡Eres un memo, tontorrón!

KILAM - ¡Nosotros somos los que mandamos! ¿Lo comprendes? ¡Toma!

(Le propina un bofetón. Kalim lo imita)

KALIM - ¡Toma, toma y toma!

SAM - ¿Pero qué es esto... porque me pegáis?...

KILAM - Para que comprendas que eres tú quien debe obedecer. ¡Toma y toma!

(Le pegan, hasta que lo obligan a sentarse en el suelo.)

KILAM - ¿Lo oyes, cabezón? ¡Nosotros somos los que mandamos! Y ahora, anda, ¡a caminar!....

SAM - No comprendo nada....

KILAM - ¿Qué quieres comprender? Aquí no hay nada que comprender. Tienes que hacer lo que queremos.

KALIM - ¡Anda, a trabajar, holgazán!

(Suena una música que no se sabe de donde viene y los dos títeres se ponen a cantar)

CANCIÓN - Somos los dos títeres calabazas,
    somos los dos reyes del ingenio,
    Kalim y Kilam, los primigenios,
    nacidos en las manos de un bocazas.

    ¡Arriba el pico,
    a marcar el paso
    abajo el pie,
    como un pelele raso!

    Venimos del norte
    venimos del sur,
    venimos del este,
    venimos del oeste,
    pero eso poco importa:
    somos y seremos
    los reyes del ingenio!

    ¡Arriba la nariz,
    a marcar el paso
    abajo el pie,
    como un pelele raso!

    Es de madera nuestra carne,
    raíz de sueño y libertad,
    es de vida nuestra sangre,
    profundo aliento de antigüedad.

    ¡Arriba el pico,
    a marcar el paso
    abajo el pie,
    como un pelele raso!

    Somos los dos títeres calabazas,
    somos los dos reyes del ingenio,
    Kalim y kilam, los primigenios,
    nacidos en las manos de un bocazas.

    Tururut, tuturut!
    Qui gemega ja ha rebut! (1)

(Sam se para, agotado)

SAM - ¡Basta, basta... no puedo más!....

KALIM - ¿Ya estás cansado?

SAM - Tengo sed y hambre... No aguanto más...

KILAM - Necesita alimento. Le daremos de comer.

KALIM - ¿Nosotros?... Qué asco...

KILAM - ¿Quién sino? Lo tenemos que cuidar...

KALIM - Qué desgracia... convertidos en tatas de nuestro titiritero...

(Le dan de comer. Después de beber. Cae dormido Sam.)

KALIM - Y ahora, ¿qué hacemos?

KILAM - Lo dejamos dormir. Necesita descansar.

KALIM - ¡Me aburro!

KILAM - No tardaremos mucho en divertirnos.

KALIM. Me muero de ganas. ¿Cuándo estará listo?

KILAM - Con cinco minutos bastará. (Ponen un despertador, que suena enseguida)

KALIM - ¡Ya han pasado los cinco minutos! Eh, tú, a despertar!....

KILAM - ¡Despierta, despierta, y ahora, a trabajar!....

(Suena una música mientras construyen su espacio, el teatrillo donde viven sus aventuras)


1 Estribillo de la Danza del Tururut, con la que acababan y empezaban totas las representaciones de títeres tradicionales en Cataluña. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario