miércoles, 28 de marzo de 2018

13º Capítulo: El Aposento




El Poeta hizo un gesto imperceptible con la cabeza y todos los títeres que se habían reunido en el
Aposento se esfumaron por el taller. Sólo los dos pequeños héroes de la historia permanecieron en un rincón, encima de la urna donde habían vivido los últimos años, inmóviles con sus rostros de facciones desencajadas.

Pensó Manuel que debería estar en estado de shock, tras el despropósito de los hechos vividos y la incapacidad de comprender nada. Y sin embargo, no lo estaba, incluso todo lo contrario, se sentía eufórico y una curiosa clarividencia lo poseía, como si el hecho de que unos muñecos de madera se pusieran a hablar, a pensar y a transformar el espacio con imágenes que salían de la nada, fuera una realidad tan lógica como el huevo y todo lo que su aparición había precipitado.

Y supo Manuel que allí en el Aposento habían ocurrido unos misterios difíciles de explicar pero que tenían una razón de ser clara, una de esas razones que se entienden sin entender, que es una de las maneras que tenemos los humanos de entender las cosas, con la mayor de las tranquilidades y sin entender ni una jota.

Sobre la cuestión de quién había puesto el huevo, no tenía dudas al respecto: lo había puesto él y lo habían puesto los títeres, en uno de estos cruces que ocurren a veces, pocas, eso sí, en los que determinadas densidades acaban por cuajar y precipitarse mutuamente, como ciertos gases que al encontrarse crean sustancias nuevas, sólo que aquí la sustancia creada tenía la forma de un huevo. Pensó Manuel que era normal aquella irrupción del huevo, cuando hacía tanto tiempo que se movía entre las inacostumbradas ficciones de los títeres, al ser estos los escenarios naturales donde nacen y viven estos seres diabólicos, con unos orígenes que sólo tenían explicación si se sitúan en sus paisajes, cargados de misterios y sorpresas.

Desde siempre sospechó Manuel que aquella aventura con los títeres emprendida hacía tantos años, tenía puntos y apartes, momentos clave de cambio que daban sentido a la sucesión de los acontecimientos, a las décadas ininterrumpidas de trabajo en el taller donde realidad y ficción se confundían, y del que el Aposento era su centro neurálgico. Tal vez el mismo Aposento había puesto el huevo, al ser aquella habitación una especie de alma suya, poblada por todos los personajes que habían nacido de su imaginación.

Otra certeza fue saber que a partir de ese momento, debería bastarse solo. Quizás aquella era la significación profunda del huevo. Sentía que todo esto de los títeres había quedado atrás y que el huevo era un imperativo y un punto y aparte, una especie de mandato que venía de su propia persona: un imperativo que tenía que ver con esta capacidad de imaginar y de crear que le habían enseñado los títeres, llegados de mundos lejanos según decían. El huevo había dejado un agujero que conectaba la Tierra con estos mundos, un agujero delgado como una aguja, que de hecho había desaparecido al romperse la cáscara, pero que permanecía invisible y activo, como él sabía muy bien con una seguridad absoluta.

Miró hacia arriba y vio más allá del techo del Aposento. Su mirada subía en unas verticales que eran unas líneas de fuerza que se movían inciertas, esperando la mano que las situara en una dirección u otra. Allí donde ponía el ojo, nacían líneas de este tipo, rectas pero con ganas de curvarse hacia donde quisiera.

Mareado y asustado por aquella visión, se dio cuenta que el Aedo lo contemplaba impertérrito, con sus ojos de vidrio de una profundidad insondable.

- Se acabó, Manuel. Lo has entendido todo muy bien. Sepas que aunque desaparezcamos, nos tendrás a tu lado. No nos podemos escapar. Tus puntos de fuga son nuestros lugares de encuentro. Lo que importa es la mirada. Nosotros vivimos en la tuya y sólo en tí nos encontraremos. Ahora somos libres, pero dependemos de tu capacidad de levantar andamios. Por eso te hemos ayudado a poner el huevo.

- ¿Y Sam?

- Fue un intento fallido. Imposible aguantar aquella energía que Kalim y Kilam le habían despertado. Tenemos que ser más cautos, no nos podemos saltar las leyes terráqueas de la generación tan a la torera, Manuel.

- ¿Pero cuál era el Secreto del Gran Vivo?

- Debes saber, Manuel, que todos los humanos, a pesar de la degeneración de la que sois objeto, guardáis en las profundidades de vuestro ser el recuerdo de aquellos primeros títeres para los que habíais sido creados, dotados de unas energías primigenias, capaces de convertir en realidad la imaginación y de vencer a la Muerte. Kalim y Kilam encontraron el recuerdo de aquellos primeros títeres. Pero Sam no era la persona adecuada. Tanta fuerza lo mató.

Manuel encendió la pipa y el Aedo, seguido de Kalim y Kilam, salió del Aposento, vacío ahora de marionetas.

13è Capítol: La Cambreta





El Poeta va fer un  gest imperceptible amb el cap i tots els titelles que s'havien acostat a la Cambreta es van esfumar pel taller. Només els dos petits herois de la història romangueren a un racó, damunt de l'urna on havien viscut els últims anys, immòbils amb els seus rostres de rictus desencaixats.

Va pensar Manuel que hauria de trobar-se en estat de xoc, després dels despropòsits viscuts i la incapacitat de comprendre res. I tanmateix, no ho estava, fins i tot al contrari, se sentia eufòric i una curiosa clarividència el posseïa, com si el fet de que uns ninots de fusta es posessin a parlar, a pensar i a transformar l'espai amb imatges que sortien del no-res, fos una realitat tan lògica com l'ou i tot la pesca que se'n derivava.

I va saber Manuel que allà a la Cambreta s'havien precipitat uns misteris difícils d'explicar però que tenien una raó clara, una d'aquestes raons que s'entenen sense entendre, que és una de les maneres que tenim els humans d'entendre les coses, amb la major de les tranquil·litats i sense entendre ni un borrall.

Sobre la qüestió de qui havia posat l'ou, no tenia dubtes al respecte: l'havia posat ell i l'havien posat els titelles, en un d'aquests creuaments que ocorren a vegades, poques, això sí, en els que determinades densitats acaben per quallar i precipitar-se mútuament, com certs gasos que en trobar-se creen substàncies noves, només que aquí la substància creada tenia la forma d'un ou. Va pensar Manuel que era normal aquesta irrupció de l'ou, quan feia tant de temps que es movia per entre les inacostumades ficcions dels titelles, en ser aquests els escenaris naturals on neixen i viuen aquests éssers diabòlics, amb uns orígens que només tenien explicació si es situen en els seus paisatges, carregats de misteris i de sorpreses.

Des de sempre sospitava Manuel que aquella aventura amb els titelles començada feia tants anys, tenia punts i aparts, moments claus de canvi que donaven sentit a la successió dels esdeveniments, a les dècades ininterrompudes de feina al taller on realitat i ficció es confonien, i del que la Cambreta era el seu pinyol màgic. Potser la Cambreta havia posat l'ou, en ser aquella habitació una mena d'ànima seva, poblada per tots els personatges que havien nascut de la seva imaginació.

Una altra certesa va ser saber que a partir d'aquell moment, s'hauria d'espavilar sol. Potser aquella era la significació profunda de l'ou. Sentia que tot això dels titelles havia quedat enrere i que l'ou era un imperatiu i un punt i apart, una mena de mandat que venia de la seva pròpia persona: un imperatiu que tenia a veure amb aquesta capacitat d'imaginar i de crear que li havien ensenyat els titelles, arribats de móns llunyans segons deien. L'ou havia deixat un forat que connectava la Terra amb aquests móns, un forat prim com una agulla, que de fet havia desaparegut en trencar-se la closca, però que romania invisible i actiu, com ell sabia molt bé amb una seguretat absoluta.

Va mirar enlaire i va veure més enllà del sostre de la Cambreta. La seva vista s'enfilà en unes verticals que eren unes línies que es movien incertes, esperant la mà que les situés en una direcció o en una altra. Allà on posava l'ull, naixien línies d'aquesta mena, rectes però amb ganes de corbar-se vers on volgués.

Marejat i espantat per aquella visió, s'adonà que l'Aede el contemplava impertèrrit, amb els seus ulls de vidre d'una profunditat insondable.

- S'ha acabat el bròquil, Manuel. Segur que ho has entès tot molt bé. Sàpigues que encara que desapareguem, ens tindràs al teu costat. No ens podem escapar. Els teus punts de fuga són els nostres llocs de trobada. El que importa és la mirada. Nosaltres vivim en la teva i només en la teva ens trobarem. Ara som lliures, però depenem de la teva capacitat d'aixecar bastides. Per això hem ajudat a posar l'ou.

- I Sam?

- Va ser un intent fallit. Impossible aguantar aquella energia que en Kalim i Kilam li van despertar. Hem de ser més cauts, no ens podem saltar les lleis terràqüies de la generació tan a la torera, Manuel.

- Però quin era el Secret del Gran Viu?

- Sàpigues, Manuel, que tots els humans, malgrat la degeneració de la que sou objecte, guardeu a les profunditats dels vostres éssers el record d'aquells primers titelles pels quals havíeu estat creats, dotats d'unes energies insondables, capaços de convertir en realitat la imaginació i de vèncer la Mort. En Kalim i Kilam van trobar el record d'aquells primers titelles. Però en Sam no era la persona adequada. Tanta força el va matar.

Encengué la pipa i l'Aede, seguit d'en Kalim i d'en Kilam, va sortir de la Cambreta, buit ara de marionetes.

domingo, 25 de marzo de 2018

12º Capítulo: El Secreto del Gran Vivo



Estaba muy excitado Manuel en compañía de sus títeres y marionetas, convertidos en el público de aquel teatro inverosímil que tenía lugar en el Aposento, donde los dos títeres Kalim y Kilam acababan de serrar la cabeza del pobre titiritero y se habían colado en su interior.

- ¡Pero eso es un disparate!

Así estalló Manuel, aunque tenía que reconocer que se lo estaba pasando pipa, ante la acción tan enloquecida de aquel par de títeres que había comprado en los Encantes.

El Aedo, que no perdía de vista al viejo titiritero, dijo:

- Estos dos pioneros del espíritu, pues así es como debemos considerarlos, lograron aquello por lo que habían sido enviados a la Tierra. Una empresa casi imposible, y gracias a su gran imaginación, pudieron superar todos los peligros.

- ¿Pero cuál era el objetivo? ¿Qué buscaban en el interior del titiritero?

- Dejemos que nos lo acaben de explicar Kalim y Kilam...

Vieron entonces como la escena se transformaba por completo. Allí donde antes estaba el retablo que se iba transformando en los diferentes decorados de la historia, ahora vieron de repente una gran tela iluminada por detrás y en la que se insinuaban formas y figuras que no podía ser otra cosa que el interior del cuerpo o del alma del pobre Sam. Así lo dedujo Manuel al ver las siluetas de los dos títeres, Kalim y Kilam, que se paseaban por entre las sombras de aquel espacio fantasmagórico, perdidos en unos interiores de los que no sabían nada y que hablaban de las profundidades de aquel humano caído en desgracia y resucitado como titiritero.

Las dos sombras subieron en una especie de barca de Caronte, ya que el remero recordaba la conocida silueta del conductor mitológico de los muertos, aunque del significado de aquella barca no supieran nada. Sonaba una música apagada hecha de retazos de sueños y recuerdos, que se confundían y mezclaban en una sopa sonora de canciones y melodías diezmadas por el tiempo.

Cruzaron por espacios complicados y peligrosos, donde irrumpían figuras de monstruos, de demonios con sus tridentes, de arquitecturas espantosas, pero donde también estaban las figuras de los dioses antiguos, los que han acompañado siempre a los humanos a lo largo de su existencia. Se adentraban por unas entrañas arquetípicas de gran profundidad que conectaban con los fuegos interiores de la tierra, allí donde Vulcano forja armas, hierros y bronces, y donde Plutón guarda sus tesoros. Vieron como Kalim y Kilam iban penetrando en estos abismos mitológicos, mientras por las esquinas emergían figuras de dioses con cabezas de animales, templos remotos de la antigüedad y otras presencias indefinibles que hablaban de unos orígenes aún más arcaicos y primigenios.

Llegaron a un fondo insondale de oscuridades milenarias. Y de repente, estalló un grito feroz, inhumano, un grito que emergió de un chorro de energía que rompió la visión de aquellas sombras fantasmagóricas donde hasta entonces se habían movido Kalim y Kilam. Y la figura de un Sam pletórico de vida, los dos brazos alzados con ambos títeres en las manos, salió de las telas rasgadas gritando con aquella nueva voz que le había había brotado de la nada, la que los dos títeres habían encontrado en su interior recóndito, el Secreto del Gran Vivo, como lo habían denominado. Vieron la figura del titiritero transfigurada, poseída de una luz interior, exultante en su grito de triunfo.

Y después de contemplar la figura vitalizada del titiritero resucitado, toda la escena desapareció de golpe y los dos títeres Kalim y Kilam regresaron a su tamaño real en el interior del Aposento, mientras las demás marionetas, el Aedo y el mismo Manuel estallaban en aplausos, enardecidos ellos también por el grito frenético con el que había terminado la función.

12è Capítol: El Secret del Gran Viu




Estava molt excitat en Manuel en companyia dels seus titelles i marionetes, convertits en el públic d'aquell teatre inversemblant que tenia lloc a la Cambreta, on els dos titelles Kalim i Kilam acabaven de serrar el cap del pobre titellaire i s'havien esmunyit al seu interior.

- Però això és un disbarat!

Així s'expressà en Manuel, tot i que havia de reconèixer que s'ho estava passant pipa, davant l'acció enfollida d'aquella parella de titelles que havia comprat als Encants.

L'Aede, que no perdia d’ull el vell titellaire, digué:

- Aquests dos pioners de l'esperit, ja que així és com els hem de considerar, van aconseguir allò pel qual havien estat enviats a la Terra. Una empresa quasi bé impossible, i gràcies a la seva gran imaginació, van poder superar tots els perills.

- Però quin era aquest objectiu? Què buscaven a l'interior del titellaire?

- Deixem que ens ho acabin d'explicar en Kalim i en Kilam...

Van veure llavors l'escena transformar-se per complet. Allà on abans hi havia el castellet que s'anava convertint en els diferents paisatges de la història, ara de sobte veien una gran roba de cotó roig que s'il·luminava pel darrere i en la que s'insinuaven formes i figures que no podien ser més que l'interior del cos o de l'ànima del pobre Sam. Així ho va deduir en Manuel en veure les siluetes dels dos titelles, Kalim i Kilam, que es passejaven per entre les ombres d'aquell espai fantasmagòric, uns interiors dels que no en sabien res i que els parlaven de profunditats remotes d'aquell humà caigut en desgràcia i ressuscitat com a titellaire.

Les dues ombres pujaren en una mena de barca de Caront, ja que el remer recordava la coneguda silueta del conductor mitològic dels morts, tot i que el significat d'aquella barca els hi era aliè. Sonava una música apagada feta de retalls de somnis i de records, que es confonien i es barrejaven en una sopa sonora de cançons i melodies delmades pel temps. Van creuar per espais complicats i perillosos, dels que eixien arreu figures de monstres, de dimonis amb les seves forques, d'arquitectures truculentes i espantoses, però on hi residien també les figures dels déus antics, els que sempre han acompanyat els humans al llarg de la seva existència. S'endinsaven per unes entranyes arquetípiques de gran profunditat que connectaven amb els focs interiors de la terra, allà on Volcà hi forja armes, ferros i bronzes, i on Plutó guarda les seves joies. Unes forges que bullien d'una vitalitat eterna i insondable. Van veure com en Kalim i Kilam s'hi anaven endinsant, mentre pel costat emergien figures de déus amb caps de bèsties, temples remots de l'antiguitat i altres presències indefinibles que parlaven d'uns orígens encara més arcaics i primigenis.

Arribaren a un fons insondable d'obscuritats mil·lenàries. I de sobte, es va sentir un crit ferotge, inhumà, un crit que emergí d'un doll d'energia que estripà la roba i tota la visió de les ombres fantasmagòriques on fins llavors s'havien mogut en Kalim i Kilam. I la figura d'un Sam pletòric de força i de vida, els dos braços alçats amb els dos titelles a les mans, va eixir de les robes esquinçades cridant amb aquella nova veu que li havia nascut, la qual era sens dubte la que els dos titelles havien trobat al seu interior recòndit, el secret del Gran Viu, com havien dit en buscar-lo. Van veure la figura del titellaire transfigurada, posseïda per una llum interior, exultant en el seu clam de triomf.

I després de contemplar la figura vitalitzada del titellaire ressuscitat, tota l'escena desaparegué de cop i els dos titelles Kalim i Kilam van tornar a la seva mida normal, dins la Cambreta, mentre els demés titelles, l'Aede i el mateix Manuel esclataven en folls aplaudiments, enardits pel crit frenètic amb el que s'havia acabat la funció.

viernes, 23 de marzo de 2018

11º Capítulo: El Cíclope








KALIM - ¿Qué ves allí delante, Kilam?

KILAM - Una montaña de formas extrañas, puntiagudas y peligrosas de escalar...

KALIM - Las mismas que veo yo, que deberán ser cruzadas para alcanzar la otra esquina de estas tierras salvajes...

KILAM - Y vencer a los monstruos que allí habitan...

KALIM - Pesados y horrorosos ??como todos los monstruos de este mundo...

(Y mientras dicen estas palabras, Manuel y todos los presentes ven como las montañas de las que hablan se levantan, bien moldeadas por los dos títeres y el pobre Sam)

KILAM - Aquí está el bosque que unos dicen encantado...

(Aparece el bosque, mientras ellos van poniendo los árboles)

KALIM - El bosque que esconde tantas historias como árboles contiene...


KILAM - ¿Y es aquí donde vive el gran Dragón que lo sabe todo?

KALIM - Sin duda, al que se debe responder con las respuestas adecuadas....

(Y justo en ese momento, les ataca un dragón imponente de los que sacan fuego por la boca. Sam debe cerrar los ojos ante aquella arremetida inesperada, pero ya Kalim y Kilam se han armado de dos bastones, y se inicia una persecución por entre el paisaje de los decorados de las montañas, hasta que, después de marear al mágico ser, consiguen meterle uno de los bastones en la boca, momento que aprovechan para zurrarlo y lanzarlo a los abismos de donde ha salido.)

(El público de títeres y el mismo Manuel aplauden excitados. Entonces, una serpiente que se había escondido asustada por las llamaradas del Dragón, se asoma y se dirige a los dos títeres)

SERPIENTE - Gracias, amigos, ¿cómo os puedo devolver el favor que me habéis hecho al salvarme de este monstruo?

KALIM - Buscamos al gran Dragón sabio que sabe dónde se esconde el Cíclope de un solo ojo...

SERPIENTE - ¿El padre de esta quimera? ¿Estáis locos? ¡Correis un peligro inmenso! ¡Si no contestáis sus preguntas como él quiere, os comerá como si fuerais dos bomboncillos!

KILAM - ¡Lo sabemos y nos la rechinfla!

SERPIENTE - Veo que sois valientes, pero si queréis encontrar al dragón, antes debéis conocer la palabra mágica.

KALIM - ¿Una palabra mágica? ... ¡Ah, eso aún me gusta más! ¿Cuál es...?

KILAM - Sí, sí, ¿cuál es, cuál es? (Preguntan los dos excitados)

SERPENT - ¡Morcilla! En esta cueva lo encontraréis, pero tened cuidado, ya que si os equivocáis en las respuestas, os zampará para postres....

(Desaparece la serpiente. Se quedan ante una gran cueva)

KALIM - ¿Es aquí donde vives, gran Dragón de la raza de los buenos?

(No se oye nada)

KILAM - Hemos de decir la palabra mágica: (ambos) ¡Morcilla!

(Se oye un profundo temblor, y sale un gran Dragón negro que saca fuego y humo por la nariz y las orejas)

DRAGÓN - ¿Quien viene a interrumpir la paz del gran dragón?

KALIM - Somos nosotros, oh gran dragón, queremos saber donde se encuentra el Cíclope de un solo ojo.

DRAGÓN - ¿Y para qué queréis al Cíclope?...

KILAM - Él sabe donde se encuentra el Secreto del Gran Vivo.

DRAGÓN - ¿El Gran Vivo? ¿Y para qué queréis vosotros este secreto, enterrado desde hace siglos en los más profundos avernos de este mundo?

KALIM - Somos Títeres, ¿no lo ves?, y si queremos vivir, hemos de resucitar a este pobre desgraciado (indicando el manipulador) que camina sobre dos patas y al que la muerte no deja en paz!

DRAGÓN - Nada detiene a la muerte, y aún menos dos títeres pequeños y ridículos como vosotros. Pero si quieres saber algo, tendréis que contestar a mis preguntas.

KILAM - ¡Pregunta, pregunta, que te responderemos como nos dé la gana!

DRAGÓN - ¿Habéis hecho daño alguna vez?

KALIM Y KILAM (juntos, alternando las palabras) - ¡Por supuesto! Cada día! ¡A todos hacemos bailar como a una peonza y con la estaca, damos palos a mansalva!

DRAGÓN - ¿Sois buenos y hacéis obras pías?

KALIM Y KILAM - No, qué va, no somos nada buenos, somos malos y embusteros, aplastamos ratas y hormigas, somos amigos de la guillotina, y no cesamos de decir mentiras.

DRAGÓN - ¿Habéis matado alguna vez?

KILAM Y KALIM - ¡Desde luego, no sólo a perros, gatos, toros y sardinas, sino a padres, madres y a nuestra tía!

DRAGÓN - ¡Basta, basta, veo que conocéis la ley del Gran Dragón! ¡No tengo más remedio que revelaros el secreto ansiado! ¡Pero tened cuidado, ya que los peligros que habéis pasado no son nada comparados con los que os esperan!

KILAM Y KALIM - Dinos, viejo dragón, el secreto del Cíclope.

DRAGÓN - Es fácil encontrar al Cíclope, pero para hacerlo hablar, su ojo le tenéis que robar. Lo encontraréis arriba en aquel volcán, ya que es muy friolero y busca sitios con estufa.

(El Dragón se va)

KALIM- ¿De qué volcán habla?

KILAM - Aquel que hay allá arriba, ¿no lo ves?

Kalima - Es verdad, como no lo había visto antes...

(Y como por encanto, hacen aparecer el decorado de un volcán en el teatrillo de títeres)

Perico Tranquilo, que lo miraba todo con los ojos abiertos como dos naranjas, exclamó:

- ¡Son muy valientes, abuelo! ¿Pero cómo saldrán con la suya?

- No lo sé, pero lo han de intentar. Lo peor, es que se encuentren con la Muerte y no sepan como esquivarla...

Y justo en ese momento, aparece la Muerte detrás de los dos títeres.

- Lo ves? Estaba seguro de que vendría. ¡Eh, cuidado, cuidado!
Así se exclamó el Aedo al ver a la Pálida acometer por sorpresa a Kalim y Kilam. Todo el público de títeres se suma a sus gritos

- ¡Cuidado, cuidado!...

(Pero Kalim y Kilam no ven al horrible esqueleto)

KALIM - Quizás sea hora de hacer trabajar a este grandullón, ¿no?

KILAM - Hace rato que le cuesta moverse...

KALIM - Es como si tuviera pereza, como si tuvieras ganas de acabar....

KILAM - Quizás con un buen cachiporrazo.... ¡Pero mira, Kalim! ....

(Ven a la Muerte)

KALIM - ¡La Vieja que nos viene a buscar! Ay, ay, ay....

(Inician una tremenda persecución. Pero la Muerte atrapa a Kalim, saca una horca y le dice que le ha llegado su hora, que ponga la cabeza en el nudo. El pobre Kalim, temblando de miedo, no acierta. Lo intenta varias veces. Harta, la Muerte le enseña cómo se hace. Y al poner la cabeza en el nudo de la horca, los dos pilluelos tiran de la cuerda, cuelgan a la Muerte y escapan a toda velocidad, mientras el público aplaude enfervorizado).

KILAM - ¡Por poco no nos pilla!

KALIM - ¡Vamos a ver al Cíclope!

(Se esconden. Sale el Cíclope del interior del volcán)

CÍCLOPE - Está oscureciendo, hum, a dormir. ¡Aquí se está calentito! Es hora de sacarme el ojo y ponerlo bajo de la cama. ¡Buenas noches!

(Esconde el ojo y se pone a roncar)

KILAM - ¡Ya lo tenemos! (Cogen el ojo)

KALIM - ¡Eh, Cíclope, ya puedes despertar, es de día!

CÍCLOPE - Eh, ¿cómo?, ¿tan rápido se ha hecho de día?,... ¿Y quién está aquí?, Mi ojo, ¡dónde está mi ojo!

KILAM - ¡Lo tenemos nosotros, viejo carcamal, y si quieres tu fanal, tienes que decirnos el Secreto del Gran Vivo!

CÍCLOPE - Malditos! (Intenta cogerlos pero no los ve) ¡Devolvedme el ojo!

KALIM - ¡El secreto a cambio del ojo!

CÍCLOPE - ¡No lo puedo decir! ¡Es un secreto muy bien guardado!

KILAM - ¡El secreto si quieres el ojo!

CÍCLOPE - Ahhhhh !!! (Rabioso ...) Os lo diré, pero no os servirá de nada, porque es una adivinanza y nadie la puede descifrar.

KALIM - ¡El secreto o la adivinanza, es igual, y te daremos el ojo!

CÍCLOPE - Si quieres el Secreto del Gran Vivo encontrar, ábrele la cabeza, métete en ella y vacíale el buche.

KILAM - ... Ábrele la cabeza, métete en ella y vacíale el buche... ¿Y eso qué significa?

CÍCLOPE - ¡El ojo!

KALIM - Te lo daremos, pero no nos fiamos de ti. ¿Como sabemos que no nos querrás atrapar y lanzarnos dentro del volcán? Pues mira, ya que te gusta tanto el calor, búscalo en su interior.

(Le echan el ojo dentro del volcán)

CÍCLOPE - ¡Ah, malditos, lo habéis echado al fondo del volcán! ¡Tardaré años en encontrarlo!

(Cíclope se mete de cabeza dentro del volcán para buscar su ojo)

KILAM - Ja, ja, ja... Con esto estará entretenido unos pocos miles de años.

KALIM - ¡Ya tenemos la adivinanza! ¡Olé, olé!

KILAM - Si, olé, olé, ¿pero qué significa?

KALIM - Ni idea, veamos... Ábrele la cabeza, métete en ella y vacíale el buche... ¿A qué se debe referir?

KILAM - El Secreto del Gran Vivo... ¿A qué vivo debemos abrirle la cabeza?

KALIM - De vivo, aquí, sólo tenemos a uno, más muerto que vivo, pero vivo a pesar de todo...

(Miran a Sam)

KILAM - ¡Pero no podemos abrirle la cabeza! Con la poca que tiene, sólo faltaría que la perdiera entera....

KALIM - Pero es lo que dice la adivinanza.

KILAM - Sí, de eso no hay duda...

KALIM - ¿Y cómo podemos abrirle la cabeza?

KILAM - Con la cachiporra, siempre lo hemos hecho así.

KALIM - Para empezar está bien. ¿Pero para vaciarle el buche...?

KILAM - Lo hacemos con una sierra, la que utilizamos para cortar maderas y construir los decorados.

KALIM - Pero antes hay que darle leña para aturdirlo...

KILAM - Sí, las cosas se hacen una detrá de otra. ¡La estaca!

KALIM - Eso. ¿Estás preparado?

KILAM - Sí, lo estoy!

KALIM - ¡Pues, a al loro, Kilam!

(Levantan la cabeza de Sam y le dan palos con la cachiporra. En vano intenta defenderse el pobre titiritero a la fuerza. Lo aturden.)

KILAM - Bueno, ya tenemos la primera parte hecha. Repasemos la adivinanza: Ábrele la cabeza, métete en ella y vacíale el buche...

KALIM - Le abrimos la cabeza. ¿Tienes la sierra?

KILAM - Aquí está.

(Le sierran el cráneo y separan la parte de arriba.)

KALIM - Hecho, ¡pero aquí no hay quien se meta!

KILAM - Está lleno de trastos...., parece la buhardilla de una abuela...

KALIM - Pues hala, a hacer espacio ¡fuera trastos!

(Van sacando objetos del interior de la cabeza de Sam: su carné de identidad, un pasaporte, una bombilla fundida, un cuchillo, una pistola, una cerveza, unos viejos sujetadores de mujer, un transistor una cajetilla de cigarrillos,....)

(El público estalla en carcajadas al ver la locura de los dos títeres)

KILAM - Ya hemos hecho un poco de limpieza. Ahora dice la adivinanza: métete en ella...

KALIM - ¡Vamos pa dentro!

KILAM - ¿Ya le hemos vaciado suficientemente el buche?

KALIM - Eso ya lo veremos cuando seamos dentro.... Anda, tú primero, Kilam...

KILAM - No, tú, Kalim...

(Uno de los dos se mete dentro, y el otro lo sigue)

11è Capítol: El Cíclop




KALIM – Què veus allà davant, Kilam?

KILAM – Una muntanya de formes estranyes, punxegudes i perilloses d’escalar…

KALIM – Les mateixes que jo veig, les quals s’han de creuar per arribar a l’altre punta d’aquestes terres inhòspites...

KILAM – I vèncer els monstres que hi habiten...

KALIM – Pesats com tots els monstres d’aquest món...

(I mentre diuen aquestes paraules, en Manuel i tots els presents veuen com les muntanyes de les que parlen s'aixequen als seus nassos, ben modelades pels dos titelles i el pobre Sam)

KILAM – Aquí hi ha el bosc que uns diuen encantat….

(apareix el bosc, mentre ells hi van posant els arbres)

KALIM – El bosc que amaga tantes històries com arbres té...

KILAM – I aquí és on diuen que viu el gran Drac que se les sap totes?

KALIM – Sens dubte, al qual s’ha de respondre amb les respostes adequades....

(i just en aquell moment, els ataca un drac fastigós dels que treuen foc per la boca. En Sam ha de tancar els ulls davant d'aquella escomesa inesperada, però ja en Kalim i en Kilam s'han armat de dos bastons, i s'inicia una persecució per entre el paisatge dels decorats de les muntanyes, fins que, després de marejar a la fera monstruosa, aconsegueixen ficar-li un dels bastons a la boca, moment que aprofiten per estomacar-la i engegar-la als abismes d'on havia sortit.)

(El públic dels titelles i el mateix Manuel aplaudeixen excitats. Llavors, una serpent que s'havia amagat espantada per les flamarades del Drac, treu el nas i es dirigeix als dos titelles)

SERPENT – Gràcies, amics, com us puc pagar el favor que m’heu fet de salvar-me d’aquesta andròmina?

KALIM – Busquem al gran Drac savi que sap on s’amaga el Cíclop d’un sol ull....

SERPENT – El pare d’aquesta quimera? Esteu bojos? Correu un perill immens! Si no contesteu les seves preguntes com ell vol que les contesteu, us menjarà com si fóssiu dos bombons!

KILAM – Ho sabem i ens en fumem!

SERPENT – Veig que sou valents, però si voleu trobar el drac, heu de conèixer la paraula màgica.

KALIM – Una paraula màgica?  ... Ah, això m’agrada i m’excita encara més, quina és...?

KILAM – Sí, sí, quina és, quina és? (pregunten els dos excitats)

SERPENT – Samfaina! Aquí el trobareu, però aneu en compte, ja que si us equivoqueu en les respostes, us cruspirà pels postres!....

(se’n va corrents. Es queden davant d’una gran cova)

KALIM – Oh, és aquí on vius, gran Drac de la raça dels bons?

(no se sent res)

KILAM – Hem de dir la paraula màgica: Samfaina!!

(se sent una gran tremolor, i surt un gran Drac negre que treu foc i fums pel nas i per les orelles)

DRAC – Qui ve a interrompre la pau del gran dragó?

KALIM – Som nosaltres, oh gran Drac, volem saber on es troba el Cíclop d’un sol ull.

DRAC – I perquè voleu veure el Cíclop ?...

KILAM – Ell sap on trobar el Secret del Gran Viu.

DRAC – El Gran Viu? I perquè voleu vosaltres aquest secret, enterrat des de fa segles a les més pregones profunditats d’aquest món ?

KALIM – Som Titelles, no ho veus?, i si volem viure, hem de ressuscitar a aquest desgraciat

(indicant el manipulador) que camina sobre dues potes i que la mort empaita!

DRAC – Res deté la mort, i menys encara dos titelles petits i ridículs com vosaltres. Però si voleu saber alguna cosa, haureu de contestar les meves preguntes!

KILAM – Pregunta, pregunta, que et respondrem com ens doni la gana!

DRAC – Heu fet mal alguna vegada ?

KALIM I KILAM (junts, alternant les paraules) – I tant! Cada dia! A tot quisqui fem ballar com a una baldufa i amb el garrot estomaquem tot allò que es belluga!

DRAC – Sou bons i feu obres pies?

KALIM I KILAM – No, no som gens bons, som dolents i depravats, aixafem rates i formigues, som amics de la guillotina, i no parem de dir mentides.

DRAC – Heu matat alguna vegada?

KILAM I KALIM – I tant, no sols a gossos, gats, toros i sardines, sinó a pares, mares i a la nostra tia!

DRAC – Prou, prou, veig que coneixeu la llei del Gran Drac! No tinc més remei que dir-vos el secret anhelat! Però aneu en compte, ja que els perills que heu passat no són res comparats amb els que us esperen!

KILAM I KALIM – Diga’ns, vell drac, el secret del Cíclop!

DRAC – És fàcil trobar el Cíclop, però per fer-lo parlar, l’ull de la còrnia li heu de robar. El trobareu dalt d’aquell volcà, ja que és molt fredolic i necessita llocs amb estufa.

(El Drac se’n va)

KALIM- De quin volcà parla?

KILAM – Aquell que hi ha allà dalt, no el veus?

KALIM – És cert, com no l’havia vista abans....

(i com per encant, fan aparèixer el decorat d'un volcà al teatret dels titelles)

En Tranquil Perico, que s'ho mirava tot amb els ulls oberts com dues taronges, va exclamar:

- Són molt valents, avi! Però com se'n sortiran?

- No ho sé, però ho han d’intentar. El pitjor, és que es trobin la Mort i no sàpiguen com esquivar-la...

I just en aquell moment, apareix la Mort darrera dels dos titelles.

- Ho veus ? Estava segur que vindria. Ei, vigileu!

(així s'exclamà l'Aede en veure a la Pàl·lida escometre als dos titelles. Tot el públic de titelles es suma als crits de la marioneta)

- Ei, ei, vigileu!...

(Però en Kalim i Kilam no la veuen)

KALIM – Potser és hora de fer treballar a aquest ganàpia, no trobes?

KILAM – Fa estona que costa bellugar-lo...

KALIM – És com si tingués mandra, com si li entressin ganes de plegar….

KILAM – Potser un bon cop de garrot…. Però mira, Kalim !....

(veuen la Mort)

KALIM – La mort que ens ve a buscar ! Ai, ai, ai….

(s'inicia una tremenda persecució. Però la Mort atrapa a Kalim, treu una forca i li diu que li ha arribat l'hora, que posi el cap al nus. El pobre Kalim, tremolant de por, no l'encerta. Ho intenta diverses vegades. Farta, la Mort li ensenya com es fa. I en posar el cap a la forca, els dos titelles tiren de la corda, pengen la Mort i s'escapen corrents. El públic aplaudeix enfervorit).

KILAM – Ens hem escapat d’un pèl!

KALIM – Anem a veure el Cíclop !...

(s’amaguen. Surt el Cíclop de dins del volcà)

CICLOP – Ui, s’està fent fosc, a dormir. Aquí s'està ben calentet! És hora de treure'm l’ull de la còrnia i posar-lo sota el llit. Bona nit!

(amaga l’ull i es posa a roncar)

KILAM – Ja el tenim! (agafen l’ull)

KALIM – Ei, Cíclop, ja et pots despertar, s’ha fet de dia!

CICLOP – Ei, com pot ser, tan ràpid,... qui hi ha aquí, ...ep, i el meu ull on és. on és el meu ull!!!...

KILAM – El tenim nosaltres, vell carcamal, i si vols el teu llagrimall, ens hauràs de dir el secret del Gran Viu.

CICLOP – Maleïts! (intenta agafar-los però no els veu) Torneu-me l’ull!

KALIM – El secret a canvi de l’ull!

CICLOP – No el puc dir! És un secret molt ben guardat!

KILAM – El secret si vols l’ull!

CICLOP – Ahhhhh!!! (rabiós...) Us ho diré, però no us servirà de res, perquè és una endevinalla i ningú la sap desxifrar.

KALIM – El secret o l’endevinalla, tant se fa, i et donen l’ull!

CICLOP – Si vols el secret del Gran Viu trobar, obre-li el cap, fica’t a la testa i buida-li el pap.

KILAM - ...Obre-li el cap, fica’t a la testa i buida-li el pap... I això què vol dir?

CICLOP – Doneu-me l’ull!

KALIM – Te’l donarem, però no ens fiem de tu. Com sabem que no ens voldràs atrapar i llançar-nos a dins del volcà? Doncs mira, ja que t’agrada tant l'escalfor, busca’l a dins d’aquest volcà rodó!

(li tirem l’ull dins del volcà)

CICLOPS – Ah, maleïts, me l’heu tirat directe al fons del volcà! Trigaré anys a trobar-lo.....

(Cíclop es llença de cap dins del volcà per buscar el seu ull)

KILAM – Ja, ja, ja... Amb això el tindrem entretingut uns quants milers d'anys.

KALIM – Ja tenim l’endevinalla! Ole, ole!

KILAM – Si, ole, ole, però què significa? En saps alguna cosa?...

KALIM – Ni idea, repassem-ho... Obre-li el cap, fica’t a la testa i buida-li el pap... A què es deu
referir?....

KILAM – El secret del Gran Viu... A quin viu li hem d’obrir-li el cap?

KALIM – De viu, aquí, només en tenim un, més mort que viu, però viu malgrat tot...
(miren a Sam)

KILAM – Però no podem obrir-li el cap! Amb el poc que en té, només faltaria que l’acabés de perdre del tot....

KALIM – Però és el que diu l’endevinalla! 

KILAM – Sí, és això... no hi ha dubte...

KALIM – I com li podem obrir el cap?

KILAM – Amb un bastó, sempre ho hem fet així!

KALIM - Per començar està bé. Però per arribar-li a buidar el pap...?

KILAM - Doncs ho farem amb una serra, la que fem servir per tallar fustes i construir els decorats.

KALIM – Però abans l’hem d’estabornir...

KILAM – Sí, les coses es fan una darrera l’altra. El garrot!

KALIM – Això! Estàs preparat?

KILAM – Sí, ho estic!

KALIM – Doncs, som-hi, Kilam!

(aixequen el cap de Sam i li fumen cops amb el garrot. En va intenta defensar-se el pobre titellaire a la força. L'estaborneixen.)

KILAM – Bé, ja tenim la primera part feta. Repassem l’endevinalla: Obre-li el cap, fica’t a la testa i buida-li el pap...

KALIM  - Li obrim el cap. Tens la serra?

KILAM – Sí, aquí està...

(li serren el cap i li separen la part de dalt.)

KALIM – Ja està, però aquí no hi ha qui s’hi fiqui!

KILAM – Està ple de trastos....

KALIM – Doncs, apa, fem espai, fora trastos!!

(van traient objectes de l’interior del cap de Sam: el seu carnet d'identitat, un passaport, una bombeta fosa, un ganivet, una pistola, una cervesa, uns vells sostenidors de dona, un transistor,....)

(El públic riu pels descosits davant l'atreviment dels dos titelles)

KILAM – Ja hem fet una mica de neteja. Ara diu l’endevinalla: fica’t a la testa...

KALIM – Fiquem-nos a la testa!

KILAM – Ja li hem buidat prou el pap?

KALIM – Això no ho sabrem fins que no siguem a dins.... Va, entra tu primer, Kilam...

KILAM – No tu, Kalim....

(Un dels dos es fica a dins, i l’altre el segueix)

miércoles, 21 de marzo de 2018

10º Capítulo: La función de títeres



Sabía Manuel que en el Aposento no había ningún Sam ni ninguna tumba, pero también sabía que toda aquella escena había ocurrido, lo que explicaba la atención de las demás marionetas, excitadas mientras seguían la función. Aplaudían de vez en cuando y no se perdían una palabra, y cuando los dos títeres cantaban sus canciones, los demás daban palmas y se sumaban a la música como si se la supieran de memoria. Al ser todos de madera, los aplausos y las risas sonaban como una orquesta desafinada de castañuelas.

La acción se había parado con los aplausos, y una de las marionetas, un Perico de ojos alocados, preguntó al Aedo:

- ¿Y qué pasó entonces, abuelo de todos los abuelos?

Este se volvió y le dijo:

- Kalim y Kilam, los dos títeres nacidos en las manos de Sam, habían conseguido revivir al titiritero que los movía, y con ello decidieron construir un mundo adecuado a sus necesidades.

- ¿Pero como lo pueden hacer con el poco empuje que tiene Sam?, le preguntó Manuel, metido de lleno en la historia.

- Ya he dicho antes que los títeres, en su estado primigenio, tienen una imaginación extraordinaria, que ningún otro ser vivo hasta ahora ha igualado. Y la imaginación, cuando aparece de verdad, tiene más fuerza que cualquier otra cosa en este mundo.- Pero Kalim y Kilam son muy pequeños... como pueden tener tanta fuerza...

Así se expresó una marioneta bailarina que como todas las demás se había quitado los hilos de encima.

- Nosotros, las marionetas de hilo, siempre hemos mirado a nuestros compañeros de guante con desprecio, porque pensamos que somos superiores por el hecho de movernos con hilos, como si así escapáramos a la acción de la gravedad. Pero aún siendo eso en parte verdad, no puedes imaginar la fuerza y ??la energía que tienen estos títeres, sobre todo porque la extraen de la oculta que esconden sus manipuladores, los cuales ignoran esta fuerza, de la que no tienen ninguna idea. Kalim y Kilam tienen la suficiente para ir tirando, pero tarde o temprano deberán encontrar el secreto de su vitalidad. Esta es su misión. Si la encuentran están salvados. Pero si no la encuentran, todo habrá acabado...

- ¿Qué quieres decir, abuelo de todos los abuelos? ¿Que acabarán por morir y seguir así los deseos de este bobo de Sam?...

- Eso es, en efecto, lo que quiero decir.

- ¿Y como lo encontrarán? Si ni siquiera saben lo que están buscando....

- Lo saben, nosotros mismos se lo acabamos de decir, ¿no te das cuenta?...

Miran todos a Kalim y Kilam, que se habían detenido para escuchar la conversación de sus espectadores, y al darse cuenta de que la función debía continuar, se ponen ambos en acción, y todos pudieron ver de nuevo al pobre Sam con los dos títeres cosidos en los brazos.

10è Capítol: La funció de titelles



Sabia Manuel que a la Cambreta no hi havia cap tomba ni cap Sam, però sabia també que tota aquella escena havia passat allà davant seu, cosa que explicava l'atenció dels demés titelles, excitats mentre seguien la funció. Aplaudien de tant en tant i no es perdien una paraula, i quan els dos titelles cantaven les seves cançons, els altres picaven de mans i es sumaven a la música com si se la sabessin de memòria. En ser tots de fusta, els aplaudiments i els riures sonaven com una orquestra desafinada de castanyoles.

L'acció s'havia aturat amb els aplaudiments, i una de les marionetes, un Perico d'ulls esbojarrats, va preguntar a l'Aede:

- I què va passar llavors, avi de tots els avis?

Aquest es girà i li respongué:

- Kalim i Kilam, els dos titelles nascuts a les mans de Sam, havien aconseguit reviure al titellaire que els movia, i amb això van decidir construir un món adequat a les seves necessitats.

- Però com ho poden fer amb la poca empenta que té Sam?, li va preguntar en Manuel, ficat de ple en la història.

- Ja he dit abans que els titelles, en el seu estat primigeni, tenen una imaginació extraordinària, que cap altre ésser viu fins ara ha igualat. I la imaginació, quan apareix de veritat, té més força que qualsevol altra cosa en aquest món. 

- Però en Kalim i Kilam són molt petits… com poden tenir tanta força…

Així s'expressà una marioneta ballarina que com totes les demés s'havia tret els fils de sobre.

- Nosaltres, les marionetes de fil, sempre hem mirat els nostres companys de guant amb menyspreu, perquè ens pensem que som superiors pel fet que ens movem amb fils, com si així escapéssim a l'acció de la gravetat, però tot i que això és veritat en certa manera, no us podeu imaginar la força i l'energia que tenen aquests titelles, sobretot perquè l'extreuen de l'oculta que amaguen els seus manipuladors, els quals d'aquesta força no en saben ni un borrall. En Kalim i Kilam tenen la suficient per anar tirant, però tard o d’hora hauran de trobar el secret de la seva vitalitat. Aquesta és la seva missió. Si la troben estan salvats. Però si no la troben, tot s’haurà acabat...

- Què vols dir, avi de tots els avis? Que acabaran morint seguint els desitjos d’aquest ganàpia de Sam?...

- Això és, en efecte, el que vull dir.

- I com ho trobaran? Si ni tan sols saben allò que han de buscar....

- Ho saben, nosaltres mateixos els hi ho acabem de dir, no ho veus?...

Miren tots en Kalim i Kilam, que s'han quedat parats escoltant la conversa dels seus espectadors, i en adonar-se que la funció havia de continuar, es van posar de nou en moviment, i en Manuel va tornar a veure el pobre Sam amb els dos titelles cosits als braços.

martes, 20 de marzo de 2018

9º Capítulo: El titiritero a la fuerza




Sam permanecía aturdido en la tumba, mientras los dos títeres cosidos en sus manos comenzaron a cobrar vida. Hay que decir que tenían un aspecto muy rústico, con vestidos sucios y andrajosos, y aunque se percibía que uno era masculino y el otro femenino, en realidad ambos papeles eran intercambiables. Se movían despacio, agarrados al cuerpo de Sam, que permanecía aletargado aún por el golpe recibido. Cada vez más animados, le agarran la cara, la giran, buscan despertarlo. Hasta que ambos se encuentran, se huelen, se miran, se tocan, y de repente uno empieza a hablar.

- Kalim?

- Kilam?

- Kalim?

- .........

KALIM - ¿Dónde estamos?

KILAM - Yo diría que en una tumba...

KALIM - ¿Una tumba? Ay, ay, ay... ¿Qué significa esto? ¿Estamos muertos?....

KILAM - No seas tonto, aquí quién está más muerto que vivo es éste....

KALIM - ¿Estará durmiendo?

KILAM - Está aturdido.

KALIM - ¡Pues si que vamos bien! ...

KILAM - Y si no espabilamos, este pájaro nos entierra vivos.... ¡Eh, tú, despierta!...

KALIM - Despierta, despierta...

(Pero Sam no despierta)

KILAM - Nada que hacer. ¿De dónde habrá salido?

KILAM - ¡Mira que nacer en una tumba!

KILAM - ¡Peor sería si estuviera muerto!

KALIM - ¡Nacer en las manos de un muerto...! ¡Qué horror, Kilam!

KILAM - Pero parece que aún respira, tenemos que hacer algo para que salga de aquí. ¡Le soplaré en los oídos!

(Lo hace)

KALIM - Le meto el dedo en la nariz....

(Sam reacciona ligeramente)

KILAM - No hay manera. Ábrele la boca.

KALIM - ¡Sí, y le tiramos de la lengua!

KILAM - ¡Qué buena idea!

KALIM - ¿Y si le hacemos cosquillas?

KILAM - Dudo que sirva para nada...

(Lo intentan)

KALIM - Está más muerto que vivo... Pero respira...

KILAM - Lo que es peor, no tiene ganas de vivir.

KALIM - ¿Qué podemos hacer, Kilam?....

KILAM - Si tuviera una estaca, le daría palos, a ver si reacciona.

KALIM - Sí, sí un garrote, un garrote.... ¿Donde hay un garrote?...

KILAM - No tenemos ninguno, así que nos tendremos que inventar algo. ¡Ya lo sé! ...

KALIM - ¿Qué has pensado?

KILAM - Le diremos que es un cobarde, un llorón y un infeliz. No hay nada que moleste más a nuestros servidores que decirles la verdad. Ya verás cómo reacciona...

KALIM - ¿Y eso cómo lo sabes, tú?

KILAM - Kalim, a veces pareces tonto. Hay cosas que se saben de memoria, porque sí, anda, hazme caso.... ¡Cobarde!

KALIM - ¡Gallina!

KILAM - ¡Llorón!

KALIM - ¡Infeliz!

(Se lo chillan al oído, y Sam despierta poco a poco, abre los ojos y empieza a moverse)

KILAM - ¿No te da vergüenza quedarte así, sin fuerzas, es que te has rendido?

KALIM - ¡Cobarde, gallina, capitán de la sardina!

KILAM - ¡Levántate y anda, sal de esa oscuridad! Sinvergüenza!

KALIM I KILAM (juntos)- ¡Imbécil, tontorrón, memo, insensato, majadero, pasmarote,....!

(Sam se enfada, intenta pegar a los títeres, pero no puede, ya que estos se han apropiado de sus manos....)

KILAM - Ja, ja, ja,... ¡nos quiere pegar!.... Ja, ja, ja... Vamos, simplón, salgamos de aquí y verás lo que es bueno...

(Sam sale de la tumba)

SAM - ¿Os queréis callar de una vez?

KALIM - Ja, ja, ja... Está loco, nos da órdenes...

KILAM - No sabe lo que se dice...

SAM - ¿Pero quiénes sois vosotros? ¡Fuera, fuera de aquí, fuera de mis manos...!

(Intenta sacar los títeres en vano)

KILAM - Ja, ja, ja,... nos quiere echar... ¡Como si mandase sobre nosotros!...

KALIM - Ja, ja, ja,.... ¡Será tonto! ... ¡Eres un memo, tontorrón!

KILAM - ¡Nosotros somos los que mandamos! ¿Lo comprendes? ¡Toma!

(Le propina un bofetón. Kalim lo imita)

KALIM - ¡Toma, toma y toma!

SAM - ¿Pero qué es esto... porque me pegáis?...

KILAM - Para que comprendas que eres tú quien debe obedecer. ¡Toma y toma!

(Le pegan, hasta que lo obligan a sentarse en el suelo.)

KILAM - ¿Lo oyes, cabezón? ¡Nosotros somos los que mandamos! Y ahora, anda, ¡a caminar!....

SAM - No comprendo nada....

KILAM - ¿Qué quieres comprender? Aquí no hay nada que comprender. Tienes que hacer lo que queremos.

KALIM - ¡Anda, a trabajar, holgazán!

(Suena una música que no se sabe de donde viene y los dos títeres se ponen a cantar)

CANCIÓN - Somos los dos títeres calabazas,
    somos los dos reyes del ingenio,
    Kalim y Kilam, los primigenios,
    nacidos en las manos de un bocazas.

    ¡Arriba el pico,
    a marcar el paso
    abajo el pie,
    como un pelele raso!

    Venimos del norte
    venimos del sur,
    venimos del este,
    venimos del oeste,
    pero eso poco importa:
    somos y seremos
    los reyes del ingenio!

    ¡Arriba la nariz,
    a marcar el paso
    abajo el pie,
    como un pelele raso!

    Es de madera nuestra carne,
    raíz de sueño y libertad,
    es de vida nuestra sangre,
    profundo aliento de antigüedad.

    ¡Arriba el pico,
    a marcar el paso
    abajo el pie,
    como un pelele raso!

    Somos los dos títeres calabazas,
    somos los dos reyes del ingenio,
    Kalim y kilam, los primigenios,
    nacidos en las manos de un bocazas.

    Tururut, tuturut!
    Qui gemega ja ha rebut! (1)

(Sam se para, agotado)

SAM - ¡Basta, basta... no puedo más!....

KALIM - ¿Ya estás cansado?

SAM - Tengo sed y hambre... No aguanto más...

KILAM - Necesita alimento. Le daremos de comer.

KALIM - ¿Nosotros?... Qué asco...

KILAM - ¿Quién sino? Lo tenemos que cuidar...

KALIM - Qué desgracia... convertidos en tatas de nuestro titiritero...

(Le dan de comer. Después de beber. Cae dormido Sam.)

KALIM - Y ahora, ¿qué hacemos?

KILAM - Lo dejamos dormir. Necesita descansar.

KALIM - ¡Me aburro!

KILAM - No tardaremos mucho en divertirnos.

KALIM. Me muero de ganas. ¿Cuándo estará listo?

KILAM - Con cinco minutos bastará. (Ponen un despertador, que suena enseguida)

KALIM - ¡Ya han pasado los cinco minutos! Eh, tú, a despertar!....

KILAM - ¡Despierta, despierta, y ahora, a trabajar!....

(Suena una música mientras construyen su espacio, el teatrillo donde viven sus aventuras)


1 Estribillo de la Danza del Tururut, con la que acababan y empezaban totas las representaciones de títeres tradicionales en Cataluña. 

9è Capítol: El titellaire a la força




Sam seguia estabornit estès dins la tomba, mentre els dos titelles que tenia a les mans començaren a agafar vida. S'ha de dir que tenien un aspecte molt rústic, amb vestits estripats i bruts, i malgrat es notava que l'un era masculí i l’altre femení, en realitat aquests papers eren intercanviables. Es movien a poc a poc, arrapats al cos de Sam, que romania inconscient, mentre ells s'anaven espavilant. Li giren la cara, busquen despertar-lo. I llavors els dos es troben, s’ensumen, es miren, es toquen, i de sobte un comença a parlar.

- Kalim?

- Kilam?

- Kalim?

- .........

KALIM – On som ?

KILAM – Jo diria que això fa pudor de tomba…

KALIM – Una tomba? Ai, ai, ai... Què vol dir això? Que estem morts?....

KILAM – No siguis ruc, aquí el que sembla més mort que viu és aquest....

KALIM – Està dormint?

KILAM – Està estabornit.

KALIM – Dons si que anem bé !...

KILAM – Sí, i si no ens espavilem, aquest ens enterra vius.... Eh, tu, desperta!...

KALIM – Desperta, desperta....

(però Sam no es desperta)

KILAM – Res a fer. D’on deu haver sortit?

KALIM – Mira que haver de néixer en una tomba !...

KILAM – Pitjor seria si estigués mort!

KALIM – Néixer a les mans d’un mort...! Quin horror, Kilam !

KILAM – Però sembla que encara respira, hem de fer que surti d’aquí. Li bufaré a les orelles!...

(ho fa)

KALIM – Jo li ficaré el dit al nas....

(Sam reacciona lleugerament)

KILAM – No hi ha manera. Obra-li la boca.

KALIM – Sí, li estirem la llengua!

KILAM – Ui, quina bona idea!

KALIM – I si li fem pessigolles?

KILAM – Dubto que serveixi per a res…

(ho proven)

KALIM – Està més mort que viu… Però respira…

KILAM – El que és pitjor, no té ganes de viure.

KALIM – Què podem fer, Kilam?....

KILAM – Si tingués un garrot, li donaria uns quantes garrotades, a veure si reacciona.

KALIM – Sí, sí un garrot, un garrot.... On hi ha un garrot?...

KILAM – No en tenim cap, o sigui que ens haurem d’inventar alguna cosa. Ja ho tinc!

KALIM – Què has pensat?

KILAM – Li direm que és un covard, un ploramiques i un desgraciat. No hi ha res que molesti més als nostres servidors que dir-los la veritat. Ja veuràs com reacciona...

KALIM – I com ho saps tu això?

KILAM – Kalim, a vegades sembles tonto. Hi ha coses que se saben de memòria, perquè sí, au, fes-me cas.... Covard!

KALIM – Gallina!

KILAM – Ploramiques….

(l'increpen a l’orella, i Sam respon a poc a poc, obre els ulls i es comença a bellugar)

KILAM – No et fa vergonya quedar-te aquí, sense forces, és que t’has rendit?

KALIM – Covard, gallina, capità de la sardina!

KILAM – Aixeca’t i treu-nos d’aquesta foscor! Pocavergonya!

KALIM – Imbècil, ruc, caganer, pocacosa, capsigrany, estaquirot, ....

(Sam s'enfada, intenta pegar als titelles, però no pot, ja que aquests s'han apropiat de les seves mans....)

KILAM -  Ha ha, ha,... ens vol pegar!.... Ha, ha, ha... Gallina, sortim a fora i veuràs el que és bò...

(Sam surt de la tomba)

SAM – Voleu callar d’una vegada?

KALIM – Ha, ha, ha... Està boig, ens dóna ordres....

KILAM – No sap el que es pesca….

SAM – Però qui sou vosaltres? Fora d’aquí, fora de les meves mans….

(intenta treure els titelles en va)

KILAM – Ha, ha, ha,… ens vol fer fora… Com si manés sobre nosaltres !...

KALIM – Ha, ha, ha…. Es un ruc !... Ets un ruc!

KILAM – Nosaltres som els que manem! Té !

(li fum bofetada. Kalim el segueix)

KALIM – Té, i té....

SAM – Però què és això  .... perquè em pegueu ?...

KILAM – Perquè comprenguis que ets tu qui ens ha d’obeir. Té i té !

(el peguen, fins que el fan seure a terra.)

KILAM – Ho entens ? Nosaltres som els qui manem ! I ara, apa ! A caminar !.....

SAM – No comprenc res….

KILAM – Què vols comprendre? No tens res a comprendre. Has de fer el que volem.

KALIM - A treballar, gandul!

(sona una música que no se sap d'on ve i els dos titelles es posen a cantar)

CANÇÓ – Som els dos titelles buturuts,
    som els reis del tururut,
    Kalim i Kilam, els dos nascuts,
    a les mans d’un ceballut.

    Amunt el nas !,
    abaix el peu !,
    marquem el pas !,
    cames correu !

    Venim del nord,
    venim del sud,
    venim de l’est,
    venim de l’oest,
    però això no importa res:
    nosaltres sempre som
    el centre de l’univers !

   Amunt el nas !,
    abaix el peu !,
    marquem el pas !,
    cames correu !

    És de fusta la nostra carn,
    arrel de somni i llibertat,
    és de vida la nostra sang,
    alè pregon d’un vell passat.

    Amunt el nas !,
    abaix el peu !,
    marquem el pas !,
    cames correu !

    Som els dos titelles buturuts,
    som els reis del tururut,
    Kalim i Kilam, els dos nascuts,
    a les mans d’un ceballut.

    Tururut, tururut,
    qui gemega ja ha rebut!

(Sam s'atura, esgotat)

SAM – Prou, prou… no puc més !....

KALIM – Ja estàs cansat ?

SAM – Tinc set i gana… No puc més…

KILAM – Necessita aliment. Li donarem de menjar.

KALIM – Nosaltres ?... Ecs, quin fàstic….

KILAM – Qui sinó ? L’hem de cuidar...

KALIM – Quina desgràcia... convertits en les mainaderes del nostre titellaire...

(li donen de menjar. Després de beure. Cau adormit Sam.)

KALIM – I ara, què fem?

KILAM – Deixa’l dormir. Necessita descansar.

KALIM – M’avorreixo!

KILAM – No trigarem gaire a divertir-nos.

KALIM . Me’n moro de ganes. Quan estarà llest?

KILAM – Amb cinc minuts en tindrà prou. (posen un despertador, que sona de seguida)

KALIM – Ja han passat ! Eh, tu, desperta !....

KILAM – Desperta, i ara, a treballar !.....


(sona una música mentre construeixen el seu espai, el teatret on viuen les seves aventures)

lunes, 19 de marzo de 2018

8º Capítulo: Kalim y Kilam




- Kalim y Kilam!

Así se exclamó Manuel al oír aquella historia que le había puesto la piel de gallina.

- ¡Lo sabías, Manuel, estaba seguro de que lo sabías! Estos dos títeres que compraste en los Encantes son los mismos que un día tomaron vida en las manos de aquel deshauciado mortal.

- ¿Y quién era el de la porra?

- Uno de los títeres más viejos del universo. Él se sacrificó para reiniciar el antiguo contacto con los humanos. Después de aquella gesta heroica, desapareció para siempre, convertido en polvo de estrellas, ya que su naturaleza mágica no pudo resistir más tiempo en la superficie de la Tierra.

- ¿Y qué pasó con Kalim y Kilam?

Estos, al oír su nombre, se acercaron con curiosidad pero distantes, como si temieran las palabras del Poeta, al que guardaban temeroso respeto.

- Esta es una historia que pocos titiriteros conocen y que, sin embargo, se encuentra en el origen de muchas de las cosas que hoy pasan en el mundo.

Comprendió Manuel que el agujero surgido del huevo había convertido el Aposento en teatrillo donde desfilaba la historia entera del mundo, tal vez no la de los humanos, pero sí la de los títeres que en aquel momento saltaban enloquecidos por el taller, quiénes, al oír las palabras del Aedo, empezaron a callarse y se acercaron, como si ellos también quisieran asistir a alguna función que aquellos dos títeres de guante, Kalim y Kilam, iban a representar con la ayuda del Poeta.

8è Capítol: Kalim i Kilam




- Kalim i Kilam!

Així s'exclamà en Manuel en oir aquella història que l'havia posat la pell de gallina.

- Ho sabies, Manuel, estava segur que ho sabies! Aquests dos titelles que vas comprar als Encants són aquests mateixos que un dia van agafar vida a les mans d'aquell desgraciat mortal.

- I qui era el del garrot?

- Un dels titelles més antics de l'univers. Ell es sacrificà perquè es reiniciés el vell contacte amb els humans. Després d'aquella gesta heroica, va desaparèixer per sempre, convertit en pols d'estrelles, ja que la seva natura màgica no podia resistir més temps a la superfície de la Terra.

- I què va passar amb en Kalim i en Kilam?

Aquests, en sentir el seu nom, es van acostar encuriosits però distants, com si temessin les paraules del Poeta, al qual li tenien atemorit respecte.

- Aquesta és una història que pocs titellaires coneixen i que tanmateix, es troba a l'origen de moltes de les coses que avui passen al món.

Va comprendre en Manuel que el forat nascut de l'ou havia convertit la cambreta en un teatret on hi desfilava la història sencera del món, potser no la dels humans, però sí la dels titelles que en aquell moment saltaven enfollits pel taller, els quals, però, en oir les paraules de l'Aede, s'anaren acostant i callant, com si ells també volguessin assistir a alguna funció que aquells dos titelles de guant, en Kalim i en Kilam, anaven a explicar amb l'ajuda del Poeta.

martes, 13 de marzo de 2018

7º Capítulo: Sam



Hizo una pausa el Aedo al ver la cara de pasmo de Manuel, que no se había perdido una palabra, abducido por aquel relato que le hablaba de mundos lejanos, secretos y desconocidos.
Encendió la pipa, que se había apagado después de fumar todas las palabras que había escuchado, ya que para él ese aparato de quemar tabaco y hacer humo era una especie de segundo cerebro que consumía todo lo que pasaba por su entendimiento. Aquella historia sin pies ni cabeza lo tenía agarrado por el pescuezo, atrapado por unas significaciones que no entendía pero que le removían los fundamentos más íntimos de su persona.

- ¿Y el huevo?

Se hizo un silencio.

En ese momento se acercaron Kalim y Kilam, los dos títeres que saltaban como dos monos agarrándose con las manos. Reían por los codos, excitados por no se sabía qué, y se acercaron a las manos de Manuel, como si quisieran que los calzara. El Poeta les hizo un gesto con la cabeza, y los dos pequeños títeres de rostros retorcidos escaparon subiendo por cuerdas y poleas.

- ¿Conoces a estos dos diablos?

- Kalim y Kilam. Es una larga historia la suya. Ellos fueron los primeros en regresar al planeta. ¿Quieres que te lo cuente?

No contestó pero sabía Manuel que se moría de ganas de escuchar su historia. Siempre le habían intrigado aquellos dos títeres, de los que era imposible adivinar la procedencia, fascinado por sus rasgos vigorosos que si algo recordaban eran las poderosas tradiciones rusas y centroeuropeas, de rostros marcados por la locura y la tragedia. Cargó la pipa Manuel y el Poeta empezó a hablar.

Hubo una vez un humano llamado Sam. Había nacido en el seno de una familia normal y se ganaba la vida como una persona cualquiera. Vivía en una ciudad moderna, como tantas hay en el mundo, y las cosas parecían ir la mar de bien. Diponía de un trabajo que no le gustaba, como todo el mundo: tenía un coche, vivía en un piso y miraba la televisión. Algo, sin embargo, no funcionaba. Aquella normalidad le deprimía. Sentía un vacío crecer en su interior. Le llenaba el alma y le sacaba el ansia de vivir.

A Sam le cayó un día el mundo encima. Nada le interesaba y la vida no tenía sentido alguno. Poco a poco dejó de ir al trabajo, empezó a beber y se olvidó de ir al supermercado. Se pasaba los días mirando la televisión y bebiendo cerveza, hasta que le cortaron la luz y lo sacaron del piso, porque hacía tiempo que no pagaba las facturas.

Pronto se encontró en la calle, sin deseos de vivir y sin saber adónde ir. Se puso a caminar por las calles de la ciudad y luego por las carreteras y los campos que la rodeaban. Entró por zonas abandonadas y peligrosas, ya que no tenía conciencia de nada y pensaba que morir sería lo mejor. Exhausto y con ganas de acabar de una vez, se metió donde seguro no podría salir: una tumba, el lugar donde los humanos entierran a sus muertos. Pensaba que allí la Muerte tendría que encontrarlo sí o sí. Todo hacía creer que tenía razón. Y sin embargo, no siempre las cosas ocurren como uno se espera....

Tirado en la tumba como un muerto aún vivo que aspira a serlo, sintió unos pasos que se acercaban. El miedo no le afectaba, ahora que había decidido terminar de una vez. Ya podía venir la misma muerte en persona, que él se quedaría allí esperándola. Los pasos cada vez estaban más cerca y al fin la vio. Una figura repulsiva que arrastraba una capa de color ceniza que cubría un esqueleto. Era la Muerte, claro, que venía a buscarlo. Sintió que lo llamaba, ¡Sam, le decía, ha llegado la hora! Bien lo sabía él, que había llegado la hora. La teatralidad de la situación le hizo reír, lo que no gustó nada a la Señora. Pero al comprender que la cosa iba de verdad, sacó sus últimas fuerzas para decir:

- ¡Estoy preparado, vamos!

La Muerte se acercó más. Sentía su aliento, un hedor a cerrado, procedente de cavernas profundas desprovistas de ventilación, cuando de repente oyó un 'cloc'. Un bastón le había dado con toda su fuerza en la cabeza redonda de la Señora. Esta se detuvo en seco. Un segundo golpe le acertó de lleno y casi le pareció a Sam oir un crujido, algo impensable, ya que de por si la Muerte es inmortal y debe ser inmune a los accidentes.

Y entonces lo vio. Un rostro distorsionado, ridículo y retorcido, el de un viejo de cara de madera que sin embargo parecía moverse con una agilidad pasmosa, con un garrote entre sus brazos con el que daba estopa a la pobre señora de la capa sucia y el cuerpo de esqueleto.

- ¡Fuera, fuera de aquí, vieja asquerosa, vete!

Con gritos desgarradores y a golpes de bastón, la aparición consiguió que la Muerte, soplando como una serpiente, se fuera. Sam se quedó aterrorizado. ¡Estoy soñando!, se dijo. Pero el golpe que recibió en la cabeza no fue ninguna ilusión. ¡Aquel espantajo lo estaba aporreando! Pocas fuerzas le quedaban al desahuciado humano como para resistir aquel ataque. Perdió el sentido en un santiamén.

No había tiempo que perder. Sabía la esperpéntica aparición que la Muerte no tardaría en regresar, y que aquel humano estaba más en el otro barrio que en éste. Sacó de sus bolsillos dos trapos sucios, una especie de guantes largos que tenían una cabeza en su extremo, y los calzó en las manos de Sam.

Con una aguja horriblemente gorda atada a un hilo de estos de zapatero, cosió los guantes a la carne del pobre moribundo, quien no sentía nada, aturdido como estaba por la somanta recibida. Una vez terminada la truculenta operación, levantó los dos guantes que le había puesto. Dos títeres sangrientos emergían de los extremos de los dos brazos del pobre Sam. La aparición emitió un grito que resonó por la tumba como procedente de otro mundo. Y en el acto, los dos títeres despertaron. El viejo del bastón los sacudió todavía un rato, y no después de someterlos a un baño de gritos y de tacos horripilantes, desapareció tragado por la oscuridad de la tumba.

7è Capítol: Sam



Va fer una pausa el Vell, en veure la cara esbalaïda d'en Manuel, que no s'havia perdut una paraula, absort en aquell relat que li parlava de móns llunyans, secrets i desconeguts.

Encengué la pipa, que s'havia apagat després de fumar la seva cassoleta totes les paraules que havia sentit, ja que per a ell aquell instrument de cremar tabac i fer fum era una mena de segon cervell que consumia tot allò que passava pel seu enteniment. Aquella història sense cap ni peus l'havia agafat pel nas, atrapat per unes significacions que no entenia però que li removien les entranyes més íntimes de la seva persona.

- I l'ou?

Es va fer un silenci.

En aquell moment s'acostaren en Kalim i Kilam, els dos titelles que saltaven com dos micos agafant-se amb les mans. Reien pels descosits, excitats per no se sabia què, i s'acostaren a les mans d'en Manuel, com si volguessin que se'ls posés. El Poeta els feu un gest amb la mà, i els dos petits titelles de rostres torçats s'escaparen pujant per cordes i politges.

- Coneixes aquests dos diables?

- En Kalim i Kilam. És una llarga història la seva. Ells van ser els primers en entrar de nou al planeta. Vols que t'ho expliqui?

No va contestar però sabia en Manuel que es moria de ganes de conèixer la seva història. Sempre l'havien intrigat aquells dos titelles, dels que era impossible endevinar la procedència, fascinat pels seus trets vigorosos que si alguna cosa recordaven eren les poderoses tradicions russes i centreeuropees, de rostres marcats per la follia i la tragèdia. Va carregar la pipa i el Vell començà a parlar.

Hi havia una vegada un humà que es deia Sam. Havia nascut al si d’una família qualsevol i es guanyava la vida com una persona normal. Vivia en una ciutat moderna, com tantes hi ha al món, i les coses semblaven anar molt bé. Treballava en una feina que no li agradava, com tot el món: tenia un cotxe, vivia en un pis i mirava la televisió. Alguna cosa, però, no rutllava. Aquella normalitat el deprimia. Sentia una buidor que cada dia es feia més grossa. Li omplia l'esperit i li treia l'ànsia de viure.

A Sam li va caure un dia el món a sobre. Res l'interessava i la vida havia perdut el seu significat. A poc a poc va deixar d’anar a la feina, començà a beure i s’oblidà d’anar al supermercat. Es passava els dies mirant la televisió i bevent cervesa, fins que li van tallar la llum i el van treure del pis, perquè feia temps que no pagava les factures.

De seguida es va trobar al carrer, sense ganes de viure i sense saber on anar. Es posà a caminar pels carrers de la ciutat i després per les carreteres i pels camps que l’envoltaven. Va entrar per zones abandonades i perilloses, ja que no tenia consciència de res i pensava que morir seria el millor. Exhaust i amb ganes d’acabar d’una vegada, es ficà on segur no en podria sortir: una tomba, el lloc on els humans enterren els seus morts. Pensava que allà la Mort l’hauria de trobar per força. Tot feia creure que tenia raó. Ara bé, no sempre les coses ocorren com un s’espera....

Tirat en aquell cul de tomba com un mort encara viu que aspira a ser-ho, va sentir unes passes que s'acostaven. La por no l'afectava, ara que havia decidit acabar d'una vegada. Ja podia venir la mateixa mort en persona, que ell es quedaria allí esperant-la. Les passes cada vegada eren més a prop i a la fi la va veure. Una figura repulsiva que arrossegava una capa de color de cendra que tapava un esquelet. Era la Mort, clar, que venia a buscar-lo! Sentí que el cridava, Sam, li deia, ha arribat l'hora! Prou que ho sabia ell, que havia arribat l'hora. La teatralitat de la situació el va fer riure, cosa que no agradà gens a la Senyora. Però en comprendre que la cosa anava de debò, va treure les seves últimes forces per dir:

- Estic preparat, au, som-hi!

La Mort se li acostà més. Sentia el seu alè, una fetor de resclosit, procedent de profunditats cavernoses mancades de ventilació, quan de sobte sentí un 'cloc'. Un bastó li havia donat amb tota la seva força a la closca del cap rodó de la Senyora, la qual s'aturà en sec. Un segon cop de bastó l'encertà de ple i quasi li va semblar a Sam sentir un soroll d'esquerda, cosa impensable, ja que de per si la Mort és immortal i deu ser immune als accidents.

I llavors el va veure. Un rostre distorsionat, ridícul i tort, el d'un vell de cara de fusta que tanmateix semblava moure's amb una agilitat espantosa, el qual duia un garrot entre els seus braços amb el que donava estopa a la pobre senyora de la capa cendrosa i el cos d'esquelet.

- Fora, fora d'aquí, vella fastigosa, fuig!

Amb crits esgarrifosos i a cops de bastó, l'aparició va aconseguir que la Mort, bufant com una serp, se n'anés. En Sam es va quedar aterrat. Això ho estic somiant!, es digué. Però el cop que va rebre al cap no va ser cap il·lusió. Aquell espantall l'estava tustant! Poques forces li quedaven al desnonat humà com per resistir aquell atac. Va perdre el sentit en un instant.

No hi havia temps per perdre. Sabia l'esperpèntica aparició que la Mort no trigaria a tornar, i que aquell humà estava més a l'altre barri que en aquest. Va treure de les seves butxaques dues andròmines, una mena de guants llargs que tenien un cap al seu extrem, i els va col·locar a les mans de Sam. Amb una agulla esgarrifosament grossa i un fil d'aquests de sabater, va cosir els guants a la carn del pobre moribund, el qual no se'n sentia de res, estabornit com estava pel xarop de bastó rebut.

Un cop acabada la truculenta operació, va aixecar els guants que els hi havia posat. Dos titelles sangonosos emergien dels extrems dels braços del pobre Sam. L'aparició va emetre un crit que ressonà per la tomba com procedent d'un altre món. I a l'acte, els dos titelles es van despertar. El vell del bastó els va sacsejar encara una estona, i no després de sotmetre'ls a un bany de crits i de renecs horripilants, va desaparèixer cruspit per la foscor de la tomba.

lunes, 12 de marzo de 2018

6º Capítulo: La Gran Huída

(Versió en català)


Escuchaba estupefacto Manuel las palabras del Aedo. ¿Pero qué diablos decía aquel trozo de madera que hablaba con su propia voz a través de la boca articulada, mientras lo miraba fijamente desde sus ojos de vidrio?

Utilizaba la voz que él mismo le había dado, profunda y distante, y tenía la sensación de estar escuchándose a sí mismo. ¿Se lo estaría inventando todo él solito haciendo hablar a la marioneta? Pero la verdad es que era el muñeco quien hablaba, con una voz que aun siendo la suya, llegaba de muy lejos, de unas abismales distancias que iban más allá de la madera y del Aposento.

La razón le decía que lo mejor era echar a correr antes de ser comido por aquella lógica que decía que los títeres hablan, saltan y se mueven como monos. Pero permaneció en el Aposento, clavado en la silla. ¿Para qué huir? Aquel era su mundo, y los títeres, sus criaturas. ¿Qué tenía que temer? ¿Volverse loco? Hacía tiempo que sospechaba que algo chiflado ya lo estaba. Por otra parte, ¿qué sentido tenía negar la realidad? No estaba soñando y el Aedo seguía frente a él, esperando que le invitara a hablar, después de haber callado al ver la cara de  Manuel.

- ¿Y qué pasó entonces?

No podía sonreír la marioneta porque la articulación de la boca no lo permitía, pero le pareció que sí lo hacía al oír su pregunta.

- La situación se volvió tan insufrible, que aquellos títeres atrapados en los viles retablos de los humanos decidieron escapar. Huyeron a las estrellas de las que habíamos venido, y aún más lejos, instalándonos a escondidas en planetas de otras galaxias, donde ni los dioses ni los humanos podrían restringir nuestra libertad. Fue la Gran Fuga, cuando abandonamos los mundos creados por los dioses contradictorios y por los humanos que se creían más sabios que los mismos dioses. Al otro lado del Universo, libres de nuestros cuerpos de madera, pudimos desprendernos de los guantes, hilos y varillas.

Allí hemos vivido durante millones de años, felices después de haber olvidado a los humanos y sus tristes historias de guerras fratricidas. Pero los millones de años no han servido para borrar una verdad incontestable, y es que nuestra suerte estaba ligada tanto a los dioses que nos habían creado como a los humanos hechos para servirnos. La libertad que gozábamos era un espejismo y tarde o temprano tendríamos que regresar.

Fue muy difícil tomar la decisión, pero al fin se impuso aquella necesidad profunda. Y gracias a los poderes de nuestra imaginación, pudimos instalarnos de nuevo en este sistema solar donde reina el Sol que todos conocemos.

Habíamos vuelto, sí, pero no podíamos pisar el suelo de la Tierra. El viejo planeta nos cerraba las puertas. Aquí, los títeres sólo podíamos estar si se cumplían las viejas condiciones.

Es así como algunos de los que habíamos vuelto tras cruzar los espacios y las galaxias, nos metimos en los cuerpos de lo que había quedado de los antiguos títeres de antaño: estos seres de madera, ropa y cartón con los que los actuales titiriteros ejercéis vuestra profesión. Por mucho que nos ofendiera, no nos quedaba otro remedio. Pero teníamos un plan...

6è Capítol: La Gran Fugida

(versión en castellano)



Escoltava estupefacte Manuel les paraules de l'Aede. Però què s'empatollava aquell tros de fusta, que parlava amb la seva pròpia veu a través de la boca articulada, mentre el mirava fixament amb els seus ulls de vidre?

Utilitzava la veu que ell li havia donat, profunda i distant, i tenia la sensació d'estar escoltant-se a sí mateix. S'ho estaria inventant tot ell solet fent parlar a la marioneta? Però la veritat és que era el titella el que parlava, amb una veu que tot i sent la seva, semblava procedir de molt lluny, d'unes profunditats abismals  que anaven més enllà de la fusta i de la Cambreta.

La raó li deia que el millor era arrencar a córrer abans de ser cruspit per aquella lògica que deia que els titelles parlen, salten i es mouen com micos. Però va restar a la cambreta clavat a la cadira. Perquè fugir? Aquell era el seu món, i els titelles les seves criatures. Què havia de témer? Tornar-se boig? Feia temps que sospitava que una mica tocat del bolet ja ho estava. Per altra part, quin sentit tenia negar la realitat? No estava somiant i l'Aede seguia davant seu, esperant que el convidés a parlar, després d'haver callat en veure la cara d'en Manuel.

- I què va passar després?

No podia somriure la marioneta perquè l'articulació de la boca no ho permetia, però li va semblar que sí que ho feia en oir la seva pregunta.

- La situació es tornà tan insofrible, que aquells titelles atrapats als vils castellets dels humans van decidir escapar. Fugiren a les estrelles de les que havíem vingut, i encara més lluny, instal·lant-nos d'amagat en planetes d'altres galàxies, on ni els déus ni els humans podrien restringir la nostra llibertat. Va ser la Gran Fugida, quan vam abandonar els móns creats pels déus contradictoris i pels humans que es creien més savis que els mateixos déus. A l'altra banda de l'Univers, lliures dels nostres cossos de fusta, vam aconseguir treure'ns els fils, guants i tiges.

Allà hem viscut durant milions d'anys, feliços, després d'haver oblidat els humans i les tristes històries de les seves guerres fratricides. Però els milions d'anys no han servit per esborrar una veritat incontestable per a nosaltres, saber que la nostra sort està lligada tant als déus que ens havien creat com als humans fets per a servir-nos. La nostra llibertat era un miratge i tard o d'hora hauríem de retornar.

Va ser molt difícil decidir-se, però a la fi s'imposà aquella necessitat profunda. I gràcies als poders de la nostra imaginació, vam instal·lar-nos de nou en aquest sistema solar on regne el Sol que tots coneixem.

Havíem tornat, sí, però no podíem entrar a la Terra. El vell planeta ens tancava les portes. Aquí, els titelles només hi podíem ser si s'acomplien les velles condicions.

És així com alguns dels que havíem tornat després de creuar els espais i les galàxies, vam decidir ficar-nos als cossos d'allò que havia quedat dels antics titelles d'antany: aquests éssers de fusta, roba i cartró amb els que els actuals titellaires feu les vostres funcions. Per molt que ens ofengués, no teníem altre remei. Però teníem un pla...

domingo, 11 de marzo de 2018

5º capítulo: El origen de los orígenes






- Tú has puesto el huevo, Manuel, con nuestra ayuda.

Así empezó a hablar el Aedo, también llamado el Viejo o el Poeta, con la voz grave que siempre le había dado cuando necesitaba sus intervenciones. Una voz que salía como encajonada de aquella garganta de madera, de una boca que se abría y se cerraba de un modo mecánico, a través de las articulaciones que su constructor le había hecho.

- Todo esto viene de lejos, de cuando las cosas no eran como hoy son, y de cuando los mundos que conocemos todavía estaban por hacer. Escucha, Manuel, escucha el relato de los orígenes y de cómo hemos llegado hasta aquí.

Hace muchos, muchos años, tantos que medirlo en años sería como querer contar las gotas del océano, en el mundo no había nada, salvo el desorden originario donde los dioses, tontos pero poderosos, creaban estrellas, mundos y constelaciones.

Los primeros mundos fueron fríos e inhóspitos, fruto de las mentes primitivas de aquellos dioses primordiales, aburridos y previsibles, en los que la vida era muy difícil que naciera.

Pronto apareció una segunda generación de dioses juguetones y fantasiosos, los cuales crearon mundos bonitos y llenos de comodidades, ya que se ponían en el lugar de las criaturas que habían creado, con ánimos de disfrutar de sus inventos y maravillas.

Un tercer grupo de dioses, que compartían a la vez las características aberrantes de los primeros y las juguetonas de los segundos, crearon mundos contradictorios y complicados, los cuales se dividían siempre en dos, separando la noche del día, el negro del blanco, el frío del calor, la luz de la oscuridad...

Estos dioses rodearon a las recién creadas criaturas de todo tipo de seres, algunos amables y otros peligrosos y antipáticos. Uno de estos seres era la Muerte, que se presentaba irremediablemente a las criaturas vivas para llevárselas y dejarlas sin vida, tirándolas como quien dice a la basura.

Era imposible escapar a la Muerte, así lo habían decidido aquellos dioses crueles que lo hacían todo contradictorio y partido por la mitad. Y así como a la pálida luna le sucede la luz solar, a la oscuridad de la Muerte le sucedía el brillo de la vida.

Las cosas, sin embargo, no siempre salen como uno lo desea, y los mismos dioses tienen sorpresas y contratiempos. Un día, en los mismos inicios de la creación, unos dioses más juguetones de la cuenta, pusieron un huevo. Era una apuesta arriesgada, ya que cuando se pone un huevo, nunca se sabe lo que puede salir. Y es así como de aquel huevo primigenio nació una raza especial de criaturas, llamativa como pocas, que se diferenciaba de las hasta entonces existentes por el extraordinario uso que hacían de la mente.

Las formas de estos seres las modelaba su imaginación, de manera que cada una tenía una cara diferente, ya que nunca se estaban quietas y les gustaba cambiar de gusto y de aspecto. Estas criaturas éramos nosotros, Manuel, nuestros antepasados, los títeres. Gracias a nuestra imaginación creamos los paisajes que nos eran más queridos, con profusión de otros seres de compañía. Y, para redondearlo, inventamos la manera de vencer a la muerte, desafiando de esta manera a los creadores, que se vieron con un palmo de narices ante la osadía de aquellos rebeldes salidos del huevo, y que se atrevieron a ser libres y a proclamarlo, riéndose de los mismos dioses, atrapados como estaban en sus fuerzas imponentes.

Y es así como los dioses, enfadados como nunca antes lo estuvieron, castigaron a aquella raza de seres libres y desobedientes.

Agarrándonos con sus manos poderosas, nos pusieron guantes, hilos y varillas, de manera que a partir de aquel momento, sólo nos podríamos mover manipulados por otros.

Pero los dioses son demasiado perezosos para entretenerse a mover criaturas con hilos. Se inventaron para ello una raza de esclavos que llamaron titiriteros, encargados de mover a los antiguos rebeldes con sus guantes, hilos y varillas.

Fuimos entonces condenados a vivir en unas cajas cuadradas que se llamaron retablos, a merced del capricho y la voluntad de sus manipuladores, que eran los pertenecientes a esa raza de esclavos llamados titiriteros encargados de mover nuestros guantes, hilos y varillas.

Enseguida se vio, sin embargo, que aquella raza de esclavos, como la de los ratones, era insaciable y se reproducía con mucha rapidez. Tanto y tanto se multiplicaron que al poco tiempo se olvidaron de nosotros, los títeres por los que habían sido creados. Tomaron el nombre de humanos y su conjunto constituyó la Humanidad, la cual pobló los mundos llenándolos de ciudades que eran los hormigueros adonde vivían. Y robándonos los mundos de fantasía que habíamos inventado con nuestra imaginación, crearon las culturas y las civilizaciones, esquemáticas y simplificadas, así como verdades únicas, por lo que siempre estaban en guerra, ya que todos tenían la razón y la defendían hasta la muerte.

Se olvidaron así de nosotros, los títeres, convencidos de que eran libres y que podían ser como los dioses. Pero no lograron vencer a la Muerte, por lo que morían como moscas, ya que todo lo que nace, por narices, tarde o temprano tiene que morir. Pero en su delirio de grandeza, se olvidan de ella, convencidos de que la vida nunca se acaba.

Los títeres, en un comienzo, intentamos explicar nuestros trucos y secretos, pero no nos hicieron ningún caso. Nos encerraron bajo candado en sus retablos y nos obligaron a repetir siempre las mismas funciones, idénticas y aburridas. Ni los propios títeres se acordaban de las viejas historias, de cuando éramos libres y disfrutábamos del poder de la imaginación.